[#if IMAGEN??]
    [#if IMAGEN?is_hash]
        [#if IMAGEN.alt??]
            ${IMAGEN.alt}
        [/#if]
    [/#if]
[/#if]
Comparte:

El primero y el último: el parche en la U.

Un primíparo y un estudiante de último semestres opinan y cuentan su experiencia sobre un mismo tema relacionado con la vida universitaria. Hoy nos hablaron de los amigos de la U en pandemia.

 

El primero

Andrés Rojas

(Segundo semestre de Comunicación Social)

 

Tengo un solo amigo de universidad y lo he visto una vez en mi vida.  

La amistad inició cuando entre todos nos empezamos a agregar a redes y descubrí que teníamos varios amigos en común con Felipe.

 

Poco a poco nuestras charlas por Whatsapp, que nacieron a raíz de tener que cuadrar trabajos en grupo, se volvieron más personales; hablábamos de nuestras vidas, de la familia, las novias, hasta que se consolidó una amistad en la empezamos a hablarnos todos los días.  

 

Nunca pensé que iba a conseguir un amigo bajo estas condiciones tan difíciles, empezar la universidad en pandemia, totalmente virtual, es algo que se alejaba mucho de las expectativas de vida universitaria que tenía en el colegio, sin embargo, descubrí que las interacciones humanas siempre terminan encontrando un camino para apoyarse y acompañarse en una experiencia de vida.  

 

Con el resto de mis compañeros no me vi en persona durante todo un semestre, pensar en “salir a parchar después de clase” era impensable; hoy en día que estoy viendo algunas clases presenciales, siento que los estoy conociendo por primera vez, en la virtualidad te pierdes de cómo se mueven las personas cuando hablan, en físico tienes que estar mucho más pendiente de escucharlos y de hacer contacto, no puedes simplemente “apagar la cámara”, los comentarios simultáneos a alguna explicación de clase o las discusiones académicas son mucho más sencillas, y hacen que se nazcan nuevas amistades. Eso espero yo, espero poder conocer más gente, con gustos y pensamientos similares y que mi parche de universidad crezca, al final somos una generación especial: la que entró a la U en medio de una pandemia.  

 

Mientras tanto, y aunque la idea no es quitarles nunca la importancia que tienen, me quedan los amigos del colegio, con los que también comparto haber iniciado esta experiencia desde nuestras casas y tras un computador. Las redes han ayudado a no perder el contacto y a ser apoyo y compañía unos de otros.

 

Felipe se encuentra en otra ciudad, metimos las mismas clases de segundo semestre juntos y a la misma hora, pero el sigue asintiendo a clases de manera virtual. Me da mucha emoción pensar que pronto podré verlo en persona, agradecerle por estos meses de amistad y darle un abrazo, cuando se pueda.

 

 

 

 

 

 



 

El último

María Paula Amaya

(Último semestre de Ciencias Políticas)

 

Al principio a lo único a lo que yo iba a la U era para entrar a clase y enseguida me iba. No hablaba con nadie, así que no tenía muchos amigos, iba de la casa a la U y de la U a la casa.  Fue cuando terminé con mi novio, que el plan de irse a comer o tomar algo un viernes después de clase se empezó a volver recurrente, empecé a salir muchísimo más y a quedarme en la universidad un montón de tiempo, casi que ya ni salía de la U.

 

Así fue como poco a poco esos amigos de planes de fines de semana se empezaron a volver amigos de la vida, de esos a los que uno le cuenta todo. De esas salidas de los viernes llenas de anécdotas ( y que se empezaron a volver sagradas cada semana), me quedaron 3 de mis mejores amigas de la vida, con las que me hablo todos los días.

Los planes empezaron a cambiar, ya no era solo salir de fiesta, sino que aparecieron las salidas a cine, a jugar fútbol, a conciertos, a cuidar tusas, a cumpleaños familiares, y todo eso que se vuelven experiencias inolvidables.   

 

Son mis amigos más importantes. Cuando incluso yo pensaba que los amigos del colegio eran lo más trascendentales, porque te conocen desde tu esencia, porque comparten contigo 8 horas todos los días por 13 años, uno va cambiando y madurando, y esta es una etapa en que empiezas a consolidar una identidad, y aparecen nuevos intereses y gustos, y es así como uno va encontrando personas más afines a su personalidad, eso son los amigos de la universidad.  

 

Con la pandemia todo cambió full, no nos hemos podido ver casi, en los últimos 6 meses no nos hemos visto ni una sola vez y eso ha afectado nuestra amistad, porque lo nuestro empezó presencial, viéndonos mucho. Ya estábamos acostumbrados a estar juntos todo el tiempo, y la pandemia, estar dedicados a la tesis, conocer nuevas personas en nuestras prácticas virtuales y toda esta situación, ha generado conflictos y peleas que antes no se daban, sobre todo ideológicamente hablando, porque discutir sobre política detrás de un teclado puede traer malentendidos de tono o de interpretación muy fácilmente. También pasa que a veces uno se siente más valiente o menos empático cuando no se habla de frente, o que las acusaciones que se hablan de lado y lado se dicen sin conocer el contexto del otro, cuando pasas tiempo presencial con otra persona tienes su contexto mucho más fresco y la posibilidad de conciliar es más fácil.  

 

A lo mejor también es una forma de extrapolar que nos estamos extrañando, que nos hace falta que nos pongamos más atención y por eso buscamos peleas por política o por cualquier bobada, igual creo que si nuestra amistad superó la pandemia puede superarlo todo.  

 

Los amigos de universidad son la posibilidad de entender otras formas de pensar y de entender el mundo, te brinda compañía y un apoyo incondicional invaluable. Todavía recuerdo una vez que me dieron unos cólicos que no me permitían ni levantarme de la silla del dolor, fueron ellas quienes estuvieron ahí, me trajeron agüita aromática, me consintieron y me rescataron. Los amigos de universidad lo son todo, no sé qué hubiera hecho sin ellos.

y a ti ... ¿Cómo te va con los amigos en la universidad?

vida javeriana,destacado2,articulo general,profesores